Una vez resuelto que es adecuado para el pequeño usar chupete, se nos abre un significativo abanico de posibilidades, en cuanto a tipos de chupete se refiere.

El chupete será un gran aliado de nuestro bebé y, por lo tanto, una decisión que no podemos tomar a la ligera.

Veamos los aspectos fundamentales antes de decidirnos por un chupete u otro.

 

Los imprescindibles del chupete

 

Lo primero es comprobar que el chupete cumple los estándares de calidad dictados por la Unión Europea y la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR).

Para que el chupete sea seguro:

  • Debe estar fabricado con material plástico que carezca de productos tóxicos.
  • El disco del succionador debe tener los bordes redondeados, para asegurar una correcta posición en la boca y evitar heridas con los bordes del chupete.
  • El disco del succionador debe tener, al menos, dos orificios de ventilación con un diámetro mínimo de cuatro milímetros.
  • El disco del succionador debe ser adecuadamente grande, con el objetivo de evitar que el bebé pueda introducirlo entero en la boca.
  • El chupete ha de tener una anilla que permita extraerlo de la boca del bebé.
  • La tetina debe ser de material flexible y no sobrepasar los 3,3 cm de longitud. El modo en que la tetina se sujeta al disco debe ser perfecta y resistir la succión continua.
  • Los chupetes no pueden tener elementos desmontables que el bebé pueda tragarse. Sus piezas deben estar unidas con la suficiente resistencia como para que no se rompan o se desmonten.
  • Debe haber pasado los correspondientes controles de calidad.
  • Debe venir en envases cerrados y correctamente etiquetados, con todos los datos, instrucciones y advertencias que especifiquen sus normas de uso y conservación.
  • Si usas cadena para el chupete, dicha cadena deberá tener una longitud máxima de 22 centímetros, para evitar que el pequeño se enrede con ella.

Por todo lo anteriormente citado, la recomendación es comprar siempre el chupete en la farmacia.

Así nos aseguramos de que el chupete ha pasado por unos exhaustivos controles de calidad y ha sido acreditado por odontólogos y pediatras.

 

Requisitos a tener en cuenta para elegir el chupete

 

Una vez seleccionados los chupetes que cumplen con las normas de seguridad requeridas, lo siguiente será:

  • La edad del bebé.
  • Las preferencias del bebé.

Las preferencias del bebé no las sabremos hasta que no hayamos probado con varios tipos de chupete.

Si es la primera vez que el pequeño usa chupete, ten en cuenta que, durante años, el más aceptado por los bebés y más recomendado por los especialistas ha sido el chupete de caucho o látex.

En cuanto a la edad, si observas la caja del chupete verás que en ella aparece especificada la talla del chupete según la edad del bebé.

Tómate este dato como algo orientativo, pues la talla del chupete dependerá de su fisionomía y sus preferencias.

Si ves que el bebé cierra mucho los labios sobre el chupete, es porque le queda pequeño e intenta atraparlo para que no se le escape.

Cuando veas que al pequeño le baila el chupete al succionar, o tiene ligeras arcadas, es porque la talla es grande para él.

 

Clasificación de los diferentes tipos de chupete

 

Los distintos tipos de chupete se clasifican, básicamente, según dos aspectos relacionados con la tetina del chupete:

 

La forma de la tetina:

 

Anatómicos: se adaptan a la anatomía de la boca del bebé y son los más recomendados para bebés que amamantan.

Pero deben colocarse adecuadamente, lo que nos obliga a enseñarles cómo colocárselo y a estar pendientes de que lo usen correctamente.

Fisiológicos: tienen una tetina aplanada y simétrica, lo que disminuye su impacto en el paladar del bebé y favorece que esté siempre correctamente colocado.

Se considera idóneo para bebés de succión enérgica, porque evita malformaciones y favorece la autonomía del bebé.

Redondos: su forma redondeada simula un pezón materno y, al permitir una buena circulación del aire, evitan irritaciones cutáneas.

Su forma simétrica permite que el bebé lo lleve siempre en posición correcta.

 

El material de la tetina:

 

Caucho o látex: es un material 100% natural, de color ámbar, suave, blando y muy elástico. Pero tiende a absorber agua, a retener olores y es poco resistente, por lo que se expande con el uso y hay que cambiarlos más a menudo.

Silicona: es un material químico de color transparente, más duro y menos flexible. Pero no absorbe líquidos, no retiene olores ni sabores y es más resistente.

El chupete ideal será, finalmente, decisión del propio bebé.

 

Carrito0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0